Quienes somosÚnete a Militante Contacto
Inicio Manos fuera de Venezuela

Manifiesto de la Tendencia Marxista Militante ante el próximo proceso electoral

Escrito por: 
Tendencia Marxista Militante
  1. México vive un contexto convulsivo marcado por una profunda crisis económica, política y social que refleja claramente la bancarrota del capitalismo y el callejón sin salida que este sistema representa para los millones de desposeídos. Los despidos masivos y el empobrecimiento generalizado ahora son aderezados por un nivel de descomposición social jamás visto en la historia de este país, teniendo al narcotráfico y todo su entorno como la mas acabada expresión de esta problemática.
  1. Una expresión más de esta descomposición generalizada es la podredumbre del Estado el cual escurre lodo por todos lados. Corrupción, asesinatos y fuertes lazos con el crimen organizado han sido y son las constantes en el seno del Régimen. El reciente libro de Carlos Ahumada y las declaraciones del expresidentes Miguel de la Madrid ratifican esta realidad.
  1. Todo ese panorama y la desesperación ante las consecuencias políticas que estan ya está teniendo y las que podría tener en un futuro no lejano, han creado una situación de divisiones y confrontaciones al interior del régimen, provocando importantes fisuras al interior del PAN y fuertes enfrentamientos entre este partido y su aliado natural, el PRI.
  1. Las divisiones en el seno del régimen, su cínica podredumbre, la crisis económica, aunado a su política antiobrera, han hecho de Calderón un gobierno aun más débil de lo que era tras su toma de poder vía fraude electoral a finales del 2006. Sin embargo este fenómeno se profundizó a consecuencias de las evidentes muestras del gobierno para, primero, impedir que el problema de la influenza se les saliera de control y, segundo, ya perdido el control sobre el virus, por no actuar oportunamente y con la medidas necesarias para que evitar que la epidemia alcanzara las dimensiones que todos conocemos.
  1. Otro de los síntomas de debilidad de este régimen es la utilización del ejército para respaldar su gobierno, todas las medidas que se han tomado en el último periodo con respecto a la lucha contra el narco y la delincuencia organizada (detención sin orden de aprensión, interferir llamadas telefónicas y coreos electrónicos, cateo a casas, etc.) van encaminado a respaldar por la vía de la represión su gobierno maltrecho y desgastado
  1. Considerando todo ello, no resulta difícil afirmar que Calderón representa un gobierno débil y dividido, además de fuertemente impopular. Esto último se refleja en las tendencias electorales: a pesar de que la impopularidad del PAN ya era algo mas que notorio desde el 2007, año en el que perdió absolutamente todos los comicios locales que se desarrollaron en ese periodo, todavía aun a mediados del año pasado algunas empresas encuestadoras se atrevían a poner a ese partido con una tendencia electoral de cara a las intermedias de este año en curso próxima a los 40 puntos de preferencia, incluso por encima del PRI al cual le otorgaban una preferencia del 36% (Apretada contienda PAN-PRI por 2009, El Universal 18-06-2008). No obstante ello, y tomando en cuanta el papel que han jugado en beneficio del Régimen las empresas encuestadoras, hoy no existe una sola de ellas que publique resultados que favorezcan al partido de Calderón: en marzo pasado ya Consulta Mitofsky le otorgaba el 26% de las preferencias y en mayo Berumen y Asociados le daba un 26.8%, en ambos casos ubicándose por debajo del PRI.
  1. Paralelo a la descomposición del Régimen, la polarización social se ha incrementado en los últimos meses, pues ante todo este contexto de crisis generalizada la clase trabajadora y demás sectores oprimidos ha reaccionado ratificando su disposición de luchar para transformar su dura realidad. Además de que sigue siendo muy buena la respuesta de las masas a los llamados de López Obrador (AMLO) a la movilización y de que el magisterio continúa lanzando importantes acciones en diferentes puntos del país contra la Alianza por la Calidad Educativa pactada por Calderón y la charra dirigente sindical Elba Esther Gordillo, ahora a este ambiente de lucha se le suma el paro nacional de los pescadores en enero y que se extendió por un mes y los diferentes paros nacionales del sector que han desarrollado los trabajadores del volante.
  1. Además, a dos años de lucha y a pesar de todos los intentos por aplastar el movimiento, la huelga de los mineros de Cananea continúa, sumándosele ahora movimientos como el del caso de Olympia de México, el de la Universidad de Sonora, la Universidad de Chapingo, del Colegio de Postgraduados, el del conjunto del sistema del Conalep en los estados de Sonora, Durango y Yucatán, el de envases Aluplast de Cuernavaca, el de de 200 obreros de la construcción contra la empresa Homex de Querétaro, el paro laboral de marzo lanzado por el Sutiems en las escuelas preparatorias del DF, etcétera. Todas ellas huelgas y paros que se han desarrollado (algunas continúan como lo es el caso de Olympia) en esta primera mitad de este 2009, demostrando que lejos de intimidarse ante la crisis económica, los trabajadores están dispuestos a lanzarse en la defensa de sus intereses.
  1. Ante este panorama de crisis, ataques y asenso del movimiento obrero, resulta pertinente evaluar los posibles medios que tienen los trabajadores a su alcance para luchar contra los ataques de la burguesía orquestados por su gobierno, Calderón, y sus partidos, el PAN y el PRI.
  1. No cabe la menor duda que la unidad en la acción de todo el movimiento obrero y sus organizaciones, desarrollando movilizaciones masivas, golpeando todos juntos y al mismo tiempo, organizando paros y huelgas en los diferentes centros de trabajo y lanzando huelgas nacionales, es el mejor vehículo para luchar en contra de la opresión y explotación capitalista y la política de su gobierno. No existen herramientas algunas que puedan sustituir a las anteriores, pues esa clase de acciones son las más efectivas para poder demostrar con contundencia la enorme fuerza política y material de la clase trabajadora.
  1. Pero los trabajadores, tal como lo explica Lenin, además de esos recursos es necesario que, de presentarse la oportunidad, también se apoyen en todos aquellos resquicios de la democracia burguesa para luchar contra sus opresores y para favorecer su grado de organización y confianza en sus propias fuerzas.
  1. Es por ello que los trabajadores no podemos ser indiferentes ante las elecciones; no nos da igual si resulta triunfante de ellas la derecha o la izquierda. Un triunfo de la derecha en las próximas elecciones intermedias de este 5 de junio, le dará confianza a Calderón y no será otra cosa más que la garantía de más y nuevos ataques. Por el contrario una derrota electoral contra la derecha y sus partidos, el PAN y el PRI, le daría mas confianza al movimiento de los trabajadores, además de que le ofrecería un mejor escaparate para luchar desde el parlamento siempre y cuando a este se le vea como un complemento de la lucha en las calles y en los centros de trabajo y no como un sustituto de esta última.
  1. Es por ello que resulta como una tarea muy importante del movimiento frenar a la derecha e impedir un triunfo de esta en las próximas elecciones del 5 de julio.
  1. Siendo esto así, es necesario señalar con especial énfasis que si existe un fenómeno que ha beneficiado enormemente a la derecha ha sido el abstencionismo. Para ilustrar gráficamente esta realidad basta recordar el ejemplo de las elecciones del 2006, en la cuales Calderón oficialmente salió triunfante con 15 millones 248 mil votos (35.89%) contra los reconocidos por el IFE para AMLO los cuales sumaron14 millones 756 mil 350 (35.31%). En esas mismas elecciones el abstencionismo superó el 40% del padrón electoral (29 millones 583 mil votos no ejercidos) y el voto nulo se aproximo al 2.5% sumando 1 millón 33 mil 665 votos. El margen que le dio oficialmente el triunfo a Calderón fue ligeramente menor del medio millón de votos y definitivamente en ese porcentaje de abstencionismo e incluso, dado lo cerrado de la contienda, en los votos nulos la burguesía encontró un elemento de apoyo adecuado para poder aplicar el fraude electoral.
  1. El abstencionismo beneficia a la derecha y los trabajadores nos tenemos que oponer a llamados que lo favorezcan, incluso nos tenemos que manifestar en contra de toda campaña que llame a ir a las urnas para anular el voto. Un prueba mas que demuestra los dividendos que la derecha obtiene del abstencionismo y la anulación del voto es el hecho de que uno de los principales promotores de la anulación del voto sea el llamado movimiento ciudadano Gobierno de Segunda Generación (G2G)  presidido por Gabriel Hinojosa Rivero, panista y primo del presidente Felipe Calderón. También hay elementos de peso para señalar al Centro Fox como una de las guaridas más importantes de uno de los grupos que también está impulsando esta campaña con mucha fuerza.
  1. Con este tipo de campañas la derecha pretende confundir a las masas y contrarrestar de este modo su enorme impopularidad. Para esta, dada las circunstancias actuales, es mejor lograr un resultado favorable con la mayoría de la minoría que asista a las urnas y deposite un voto efectivo. A toda costa, por las implicaciones sobre sus partidos, la derecha necesita que el descontento social sea lo menos visible posible en los sufragios del próximo 5 de julio.
  1. Sin embargo el abstencionismo no es lo único que beneficia a la derecha, también lo hace la división del voto de la izquierda. De cara a las próximas elecciones lo adecuado habría sido la unidad de la izquierda con candidatos unificados por parte del Frente Amplio Progresista (FAP), desafortunadamente no hubo acuerdo al respecto pues pudieron mas los intereses de grupo que predominan en los tres partidos que integran dicha coalición -PRD, PT y Convergencia- que las necesidades del movimiento, derivando ello en candidatos por separado: PRD por un lado y PT junto con Convergencia por otro.
  1. Esas divisiones no convienen al movimiento porque lo confunde, sin embargo un factor que ha agudizado esta situación es la táctica adoptada por AMLO apoyando de manera diferenciada a los candidatos de los tres partidos dependiendo de cada caso particular. Por ejemplo en la asamblea informativa del 22 de marzo pasado AMLO manifestó públicamente que apoyaría a los candidatos del PRD en la Ciudad de México, pero que no haría lo mismo en otros puntos del país pues en el resto de los casos su apoyo dependerá de quién es el candidato, independientemente del partido al que pertenezca de entre los tres que integran el FAP. En esa misma asamblea AMLO llamó a las masas a adoptar esa misma táctica.
  1. Un hecho totalmente constatable es el de que el PRD ha sido empleado por los trabajadores para tratar de sacudirse a la derecha del poder. El apoyo electoral de los trabajadores no ha sido para el PT y Convergencia, partidos que se mueven en un rango de medio punto en promedio sobre los dos puntos que la ley exige para no perder el registro electoral. En todas las elecciones que estos partido han ido por separado ese ha sido su promedio de votos; de hecho es muy probable que sin las alianzas electorales del 2000 y del 2006, en las que ambos partidos contendieron en coalición con el PRD, PT y Convergencia ya habrían perdido su registro.
  1. Los trabajadores se basan en aquello que consideran la herramienta que les dé una fuerza más sólida para luchar contra la derecha, e históricamente está demostrado que en nuestro país desde hace un par de décadas ven en el PRD a ese partido. Mientras los trabajadores no tengan algo frente a sí que consideren mejor, esta situación continuará. Pero esta realidad se ve contrariada con la importante influencia política que AMLO tiene sobre las masas, las cuales han depositado su confianza en él y ahora se ven confundidas con la postura que este dirigente ha adoptado frente a las próximas elecciones.
  1. Por encima del PT y Convergencia, el PRD es en estos momentos, por su apoyo e implantación nacional, el partido de izquierda en mejores condiciones de enfrentar seriamente a la derecha con posibilidades de éxito en el proceso electoral del 5 de julio. Sin embargo la táctica de AMLO solo dividirá a la base de apoyo del PRD restándole votos a este partido y orientándolos en favor del PT y Convergencia. Los más beneficiados de la división del voto del PRD a favor de los otros dos partidos del FAP, serán el PRI y el PAN.
  1. Por consecuencia, dadas las circunstancias actuales, la política a seguir si es que verdaderamente se está dispuesto a frenar a la derecha en las elecciones del 5 de julio es llamar a votar por el PRD. Sin embargo este llamado no puede ser en abstracto, necesariamente tiene que ir acompañado de un importante giro a la izquierda de parte de la dirección de dicho partido.
  1. Si bien el llamado a unificar el voto de los trabajadores por medio del PRD es un paso para fortalecer las posibilidades electorales contra la derecha, esta medida por sí sola es totalmente insuficiente. El PRD puede derrotar a la derecha en las próximas elecciones a condición de que su dirección dé oportunamente un significativo giro a la izquierda lanzando una política que canalice todo el descontento social a consecuencia de los efectos de la crisis económica sobre la clase trabajadora por medio de llamados a la unidad en la acción con toda la izquierda y los sindicatos contra la derecha, lanzando movilizaciones de masas y convocando a la huelga general.
  1. Esos métodos de lucha deben ir acompañados de un programa que invite y unifique a los trabajadores de todo el país para luchar contra el desempleo, en defensa del salario, contra las privatizaciones, por subsidios para el campesinado pobre, por el derecho a la educación y salud pública, etcétera, pero que además reivindique la necesidad de luchar por el socialismo como única garantía de fondo para lograr una futuro digno para las familias trabajadoras.
  1. Un giro a la izquierda de esa naturaleza movilizaría a toda la base de apoyo del PRD (la cual se cuenta por varios millones a lo largo y ancho de todo el país), replegaría significativamente y en su beneficio el margen de abstencionismo (sobre el cual los cálculos para este 5 de julio oscilan entre el 58 y 70%), neutralizaría cualquier campaña a favor de la anulación del voto (venga de la derecha o de grupos de intelectuales progresistas) y haría saltar en mil pedazos todas las aspiraciones electorales del PAN y del PRI.
  1. Pero frente al peligro de degeneración de algún dirigente del PRD que haya obtenido un cargo de elección popular, también tenemos que luchar por mecanismos que le permitan a la base militante controlar a la gente por la cual voto: elección democrática por la base del partido de todos los candidatos a cargo de elección popular; diputado obrero, salario obrero; informes regulares sobre las actividades que se desempeñan y revocabilidad inmediata de los cargos por medio de asamblea democrática en cuanto algún diputado perredista u otra persona del partido con un cargo de elección popular traicione los intereses de la base militante. A esta clase de principios también tendría que estar sujeta toda la estructura de dirección interna del PRD.
  1. Luchar por el rescate del partido de las garras de la derecha encabezada por Jesús Ortega debe tener como eje la lucha por un programa socialista para el PRD y por medidas que le permita a la base de apoyo de ese partido tener una férreo control sobre la dirección. Lamentablemente la táctica adoptada por AMLO no sólo divide el voto del PRD, sino que además significa inconcientemente y en contra de su voluntad hacerle el juego a los Chuchos, para los cuales no hay mejor PRD que aquel que está distanciado de las masas, las cuales, visto desde la óptica de estos burócratas, como lo demostró la lucha contra el fraude electoral y la de en defensa de PEMEX, son una enorme carga y estorbo que les impide llegar fácilmente a acuerdos con el Régimen.
  1. Cualquier dirigente del FAP (PRD, PT y Convergencia) incluido el propio AMLO deberían pugnar por esta política en su conjunto demostrando que sus intereses son los del movimiento y no ajenos a este. El FAP, los partidos que lo integran y los dirigentes de estos deben estar al servicio del movimiento y no al contrario. Si estos es así, la consigna de cara a estas elecciones que deben adoptar todos esos dirigentes es la de llamara votar por el PRD y luchar por un programa socialista, además de llamar a la gigantesca base de apoyo de este partido a acciones concretas para arrebatar el control del partido a Jesús Ortega y sus secuaces y por la unidad programática y organizativa de los partidos y demás organizaciones de izquierda.
  1. Llamamos a todos los jóvenes y trabajadores a luchar por todas estas ideas e integrarse a Militante. Formemos un corriente de izquierda socialista en el seno del PRD para luchar por un partido democrático, combativo y con un programa de Clase.

Te recomendamos leer:

PRD: Para lograr un triunfo en el próximo proceso electoral es necesario un giro total a la izquierda

Elecciones 2009, el PRD y AMLO

¿A dónde va el PRD?

Izquierda Unida avanza, debemos aplastar a los chuchos

¿Quiénes deberían ser los candidatos a diputados del PRD?

Fecha: 
7 de junio de 2009
Share this